Pieces of a woman

Pieces of a woman - Neon Films

Fotograma obtenido de la película “Pieces of a woman”

Pieces of a woman es puro sentimiento. Es la angustia, el dolor, la pérdida, el duelo, la agonía…es una cinta que explora de una manera exquisita todos esos sentimientos a través de actuaciones que rozan en lo perfecto, con Vanessa Kirby a la cabeza de una historia desgarradora, escrita por Kata Wéber, dirigida por el húngaro Kornél Mundruczó y con Martin Scorsese como uno de los productores ejecutivos. Tuvo su premier mundial en el 77mo Festival Internacional de Venecia; el 30 de diciembre salió en algunas salas de cine para luego posicionarse dentro del catálogo de Netflix en enero del 2021.

Martha (Vanessa Kirby) y Sean (Shia LaBeouf) han decidido dar a luz en su casa. Martha, proviene de una familia adinerada mientras que Sean (Shia LaBeouf) se siente emasculado por la madre de Martha, Elizabeth (Ellen Burstyn), por ser constructor. Sean complace a su pareja a pesar de las complicaciones que este tipo de parto puede conllevar. Eva (Molly Parker) es una comadrona suplemente que, en vista de la emergencia, es ella quien debe asistir el parto y cargar consigo el peso de las consecuencias.

Pieces of a woman - Neon Films

Fotograma obtenido de la película “Pieces of a woman”

El tema central de la película es la reconstrucción de una mujer que ha dejado pedazos de sí con su embarazo y que busca, desde su manera fría y distante, armarse de nuevo con esas piezas que la conformaron alguna vez. Bajo la mirada de una sociedad con ínfulas de juez, una madre controladora con destellos de demencia y una pareja mentalmente inestable, dicho camino a la reconstrucción es empinado y su manera de sobrellevarlo es casi robótica.

El hecho de romperse como mujer debido a las consecuencias que un embarazo pudo haber dejado, abre un debate social importante, dando lugar a preguntas sobre la maternidad, la visión en el mundo laboral de una mujer embarazada o en las condiciones en las que Martha se encuentra, el rol del padre y sobre lo que está dispuesta una mujer a perder por tener un hijo. La necesidad de sobrevivir después de una posible pérdida, el aferro a la vida y la búsqueda de una felicidad que no siempre está de acuerdo con la sociedad.

La simbología en la construcción de un puente que avanza a medida que la vida de pareja se derrumba, forma parte de un escenario perfecto ligado a una realidad común, vivida de diferentes maneras y vista desde diferentes perspectivas, según la fuerza de cada una de las personas involucradas, lo que nos demuestran de manera sublimo las personalidades distantes de Sean y de Martha.

Pieces of a woman - Neon Films

Fotograma obtenido de la película “Pieces of a woman”

Es el primer filme anglosajón de Mundruczó pero no el primero en llevarnos por territorios dolorosos y delirantes (véase White God, 2014). La hermosa naturalidad con la que se muestra el dolor, sin artificios ni exageraciones, a través de la situación más humana posible, es sencillamente brillante. Una primera escena, rodada en un solo plano secuencia nos demuestra la genialidad de todos quienes componen esta obra, sin embargo, esa primera secuencia es lo que más resalta del film. La cinta pierde fuerza a medida que corren los minutos en muchos de sus elementos: diálogos, personajes, historia…menos Kirby. Su interpretación es impecable hasta el final y las emociones siguen a flor de piel a pesar de lo que sucede a su alredor.

Incluso con esta pérdida de fuerza narrativa, es imposible dejar de verla. Encuentras la angustia en el minuto uno, y será imposible deshacerte de ella durante las dos horas que dura esta cinta, y quizás, mucho tiempo después de verla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *